Slide 1

El Nuevo Mundo Educativo es Imaginación, Anticipación y Aspiración.

DINÁMICA DEL NUEVO DISPOSITIVO

El NME es una visión y una nueva infraestructura desde donde se piensa la génesis o el motor de la transformación del Sistema Educativo Escolar.

El cambio del Sistema Educativo Escolar debe comenzar su renovación en la Escuela Media y se debe expandir gradualmente hacia los últimos dos años de la Escuela Primaria y los primeros dos años de la Educación Superior. La lógica del NME debe entenderse en una dinámica que hemos denominado “la Mancha de Aceite”. Desde el corazón de la transformación en la Escuela Media se debe expandir de forma gradual y casi espontanea hacia los otros niveles.

Estar todos juntos en forma simultánea:

La Alfabetización escolar constituyo una voluntad eficaz que permitió que los alumnos que comprendieran en referencia a las “cosas”; su lugar en el espacio y la manera como nos relacionamos con ellas. La Crono-alfabetización- constituye una nueva voluntad educativa que se registra en el transito por el Nuevo Mundo Educativo. Los sujetos que mas evolucionan en la escala educativa son las personas que pueden “comprender fenómenos” y esto es todo lo referido al comportamiento de las cosas en el tiempo. ( la velocidad de las cosas) De alguna manera es un saber comprender y “que hacer” con todo lo que sucede a mi alrededor. El orden y conexión de las cosas no es idéntico en la dimensión espacial que en la del tiempo. La crono-alfabetización consiste en aprehender el orden y la conexión de las cosas en el tiempo, interpretando desde dentro y no desde arriba los fenómenos. Ello nos obligaría a experimentar la interioridad de los fenómenos desde una suerte de ‘intro-interpretación’. Atrás han quedado las explicaciones de fuentes referenciales y programáticas de sentido. Hasta no hace mucho lo que sucedía tenia una interpretación estándar brindada por la escuela o los ecosistemas comunicacionales estatales. En los tiempos que transcurren no hay una interpretación homogénea y un espacio mas grande que espera mi propia interpretación.

Para lograrlo,

el dispositivo articula los cuatro nodos principales en una nueva trama donde se desempeñan diversidad de actores (docentes, no-docentes y estudiantes) en interacción móvil, intercambiable, sinérgica. Atrás debe quedar el dispositivo segmentados y fijado en compartimentos estancos a lo largo de una férrea línea secuencial, mecanicista y fordista.


En relación al dispositivo que estamos describiendo, este es un nodo abocado al diseño y planificación de la instrumentación efectiva de recursos tecnológicos y formatos aptos para la trasposición didáctica de los contenidos, según las peculiares necesidades de los demás nodos del dispositivo. El equipo de técnicos responsable, trabaja en la producción de los materiales a requerimiento de los responsables de los demás nodos, y eso al efecto de facilitarles contenidos, metodologías y recursos. Esto supone trabajar sobre los lenguajes visuales y textuales, sobre los soportes impresos o digitales, sobre las imágenes estáticas o dinámicas, sobre las bases de datos y bibliotecas, sobre la selección y eventual rediseño de lo ya existente en la industria cultural audiovisual y del software (películas, documentales, videojuegos, aplicaciones para celulares y computadoras, redes sociales), e incluso trabajando en aquellas intervenciones tecnológicas sobre el edificio que fueran convenientes. Y todo eso de manera adecuada a cada edad, grupo y situación. El dispositivo no opera de forma “manualizada”, esforzando la adaptación de los sujetos al dispositivo, sino que el empeño en la producción técnica se orienta en pos de adaptar el dispositivo a las demandas de los sujetos.
Otra responsabilidad no menor en importancia, consiste en que tienen a su cargo el circuito de comunicación al interior del dispositivo y también al exterior del mismo. Este nodo funciona como una usina o taller creativo dedicada a la producción material, sostén estratégico y logístico de lo necesario para fortalecer la buena marcha de todos los procesos. Es decir que sus agentes tienen una responsabilidad principal en lo referido a adaptar el dispositivo en cuanto hace a los contenidos a los sujetos. Si el “que se enseña” es responsabilidad de las instancias estatales pertinentes, pero como se adapta ese contenido a los diversos sujetos es parte de un diseño que corresponde a un equipo de distintos profesionales coordinados por los docentes.



De cara al sujeto estudiante. La pedagogía de la comunicación y de la persuasión, tiene que ver con brindar sostén dotando de potencia persuasiva al acompañamiento que se lleva a cabo mediante la puesta en escena de relatos con calidad argumental. Cuando pensamos sobre lo que pone en juego el docente en la comunicación con los estudiantes, pocas veces nos detenemos a pensar en sus “modos de hablar”, y menos aún nos ponemos a pensar que “el habla” no se circunscribe a la palabra proferida. Es algo más amplio, que ha de concebirse en contacto con la cadena significante y con sus efectos de significado, lo cual involucra a la sonoridad y a la escritura y a la gestualidad corporal. Es que el pensamiento encuentra expresión en el habla, y no en la mera fonación. Estamos ante una nueva manera de pensar el conocimiento. Ahora bien, entre las muchas consideraciones que podrían hacerse al respecto, valga destacar someramente lo referido al cometido específico de este nodo del dispositivo, a saber: la importancia de las operaciones retóricas; es decir, de la persuasión en la construcción argumental (gestual, oral o escrita), que suele ser perdida de vista.

Persuadir significa el arte de atraer sin violentar. Implica una creativa laboriosidad que es lo contrario de lo forzado. Y su laboriosidad consiste en la puesta en juego de procedimientos semánticos, discursivos y organizativos. Además, supone el manejo adecuado de la “máquina retórica” (dispositio et elocutio), y de la expresividad corporal, así como de la escritura académica.
Es importante en orden a dos cuestiones emparentadas: por una parte, no darle la espalda al estilo y a la estética juvenil de la época, pero, por otro lado, no ceder a la necesidad de insistir en la importancia de la puesta en acto “narrativo”. Lo cual incluye atender a la escenificación teatral del habla.
Podrá apreciarse, entonces, que el atender a la faz retórica del discurso docente, es otro modo de adaptar el dispositivo a los sujetos.



De cara al nombre propio de cada sujeto estudiante. La pedagogía del entretenimiento y del cuidado, tiene que ver con brindar sostén experimentando lo afectante del acompañamiento, lo cual supone atender a la singularidad-nombre del educando, y esto en orden a suscitar las condiciones de posibilidad para un reposicionamiento ético del sujeto de cara a su propio no-saber. Como su nombre griego lo indica, “pathos” significa lo que uno experimenta, ya sea con disfrute o sufriendo. En tal sentido, la pedagogía del entretenimiento y del cuidado no refiere a la idea de “divertimento”, sino que designa el lugar en el dispositivo donde el sujeto es alguien con nombre propio, que está particularmente “afectado”, tocado, marcado por un toque de lo real. Este nodo del dispositivo consiste en hacer algo con ese saber que no se sabe. Por eso los agentes de este nodo trabajan a partir de la puesta en juego de diversos bloques de tiempo, que resultan aptos para crear las ocasiones en las que el estudiante experimente o sea tocado por aquello que va en pos de lo que ha llegado a constituir como objeto de su demanda educativa.

Por otra parte, los agentes de este nodo –en estrecha coordinación con los pedagogos de la comunicación– se ocupan de la evaluación de los aprendizajes. Le dan a los estudiantes una devolución valorizadora de sus exámenes, les hacen recomendaciones y, si es necesario, incluso los asisten en las técnicas de estudio. Además, estos agentes son quienes ponen en juego bloques de tiempo adecuados para la inserción de las familias; por ejemplo, con ocasión de actividades artísticas, deportivas, recreativas, etc. Y no solo de cara a las familias nucleares de los estudiantes, sino también en relación a otros actores comunitarios en la familia social: asociaciones civiles, profesionales, empresariales, religiosas, gremiales, etc. ya sea de manera orgánica o particular. En síntesis: la pedagogía “del entretenimiento” es aquella que insiste en brindar sostén para que el tiempo disponible adquiera significación y tenga sentido.



La pedagogía de la investigación y de la gestión, tiene que ver con brindar sostén analizando los modos del acompañamiento más aptos dentro de una legalidad reguladora de los diferentes procesos, en orden a ligar y tejer los hilos que traman las relaciones sociales al interior del nuevo dispositivo y con otros dispositivos. El término griego “logos” significa la acción de recoger o reunir una multiplicidad y en tal sentido remite al “mundo de la vida” . Y a su vez, remite a un “nomos”; es decir, a unas normas, hábitos o costumbres de esa comunidad. Reúne teoría y práctica en una “praxis” integrada.
Los agentes que operan en este nodo del dispositivo, son quienes arman y dirigen los equipos acompañando a cada agente en la búsqueda de una posición nodal en la que pueda sentirse lo suficientemente cómodo y seguro. A su vez, también son quienes observan la marcha de los procesos con el fin de nutrir un permanente trabajo crítico de investigación y de gestión.
En tal sentido, son el punto de reunión y referencia para la gestión del funcionamiento de los vectores que se mueven desde y hacia cada nodo sin borrar las diferencias, sin uniformizar.

Por eso podríamos decir que se constituye al modo de un peculiar panóptico “blando” que controla sin homogeneizar, pues opera de manera flexible, manteniendo abierta la diferencia y distribuyendo el poder al modo de una interacción en diálogo con los demás, en cada nodo del dispositivo. Es un “cuarto nudo” (o lazo), que les da consistencia y remedia las fallas de los otros tres. En tal sentido, es un nodo promotor (crítico y legitimador) de la buena marcha de los procesos. Lo cual implica estarse atento a cuidar que haya un clima de trabajo favorable, cooperativo, creativo. Y ese cuidado amerita, a su vez, la intervención oportuna proponiendo cambios en la posición relativa de los agentes, convocando a procesos comunitarios de reflexión sobre las prácticas y toma de decisiones. En este nodo se apela a una ética de la responsabilidad y de la convicción, y para lograrla adapta el dispositivo a los sujetos .